Skip to main content

3 De 4 Empresas Fracasan En Colombia. ¿Por Qué?

Según estudios realizados, el 75% de los emprendimientos en Colombia cierran antes de cumplir dos años. Y sé que puede sonar aterradora esta estadística, pero es mejor que sepas a lo que te enfrentarás desde un principio, pues como dicen por allí “guerra avisada no mata soldado”

Y no se trata de que te desanimes y que no emprendas tu negocio, más bien se trata de que sepas que lo que se viene no es un camino de rosas y debes estar preparado.

Yo mismo he tenido mis victorias y mis derrotas, pero mientras la balanza se incline a la ganancia, entonces podremos decir que hemos tenido éxito. De las derrotas es de lo que más se aprende y al haber fracasado un par de veces he podido probar qué es lo que suele fallar y puedo brindarte las herramientas para que tus probabilidades de éxito mejoren.

Razones Por Las Que Un Emprendimiento Fracasa

He seleccionado estas 7 razones, pues son las más comunes. Recuerda que los resultados de un emprendimiento son multifactoriales y está en ti evaluar qué es lo que está deteniendo tu negocio.

1. Se emprende por necesidad, pero no se conoce bien el negocio

No hay nada de malo con el emprendimiento por necesidad, de hecho, la necesidad es la madre de la motivación. Cuando tenemos deudas, necesitamos dinero y no tenemos más opciones, se nos ocurren ideas y nos aferramos a ellas, pues sabemos que dependemos de ello y hacemos hasta lo imposible por que salga adelante.

Ahora bien, no esperes tener el agua al cuello para emprender, pues eso limita tus opciones y reduce el tiempo para evaluar y accionar.

El emprendimiento por necesidad está marcado por la moda o la tendencia. Es decir, ubicamos ese modelo de negocio que está dando dinero hoy, pero no dedicamos mucho tiempo a evaluar cómo se va a dar a futuro. Es así como muchos terminan con un emprendimiento de cupcakes, solo porque “ese negocio está de moda y da dinero” y no porque en verdad sea nuestra pasión.

En la mayoría de los casos, ni siquiera sabemos bien qué es lo que marca la diferencia entre un negocio exitoso y otro que no en ese nicho y a la larga fracasamos; estamos fuera de nuestra área de experticia.

Y sí, existen inversionistas que son muy hábiles y se pueden desenvolver muy bien en muchos nichos, pero siempre que puedas, emprende en algo que conozcas, pues necesitarás ser un experto, o al menos, un apasionado.

2. No se tienen objetivos bien definidos. 

Esta razón va de la mano de la inexperiencia del nicho. Si no sabes de qué va el negocio, no sabrás que esperar de él. Incluso pasa cuando tenemos conocimientos en el área, pero no somos organizados y emprendemos porque creemos que podemos hacerlos.

Sí, en todos nosotros existe un potencial para emprender y tener éxito, pero las ganas de lograrlo nunca son suficiente para salir adelante.

 

Si no planteas objetivos, si no tienes una oferta establecida, ni conoces a tu nicho ni sus necesidades, tu emprendimiento pasará por momentos difíciles que, probablemente, lo lleven al cierre.

3. No hay liderazgo. 

Querer dirigir el barco no es igual que estar allí navegando; es cuando tienes que tomar las riendas, que se evalúa qué tan buen líder eres.

El liderazgo se puede entrenar, siempre puedes ser mejor líder, pero no hay dudas de que en ti deben existir ciertas características que te permitan llevar el mando. Por lo general, los problemas de liderazgo se comienzan a notar cuando no hay un objetivo definido, pues tus colaboradores verán que estás improvisando.

Sí, existen emprendimientos que siguen adelante incluso con un pobre liderazgo, pues las partes tratan de hacer lo posible por mantener el barco a flote, pero sin un capitán que sea la fortaleza, ese emprendimiento no verá puerto seguro.

4. No hay planificación

Existen ideas de negocios que son muy buenas y que, en el momento en que se llevan a cabo, el mercado está muy receptivo; se puede decir que ese es el momento ideal para emprender.

 Muchos toman la oportunidad, pero el éxito repentino les toma desprevenido y cualquier tipo de organización desaparece.

Si bien, un equipo reaccionario es necesario, tu emprendimiento no puede estar improvisando todo el tiempo.

Yo estoy peleado con eso de un buen emprendimiento está en constante caos y que hay que ir resolviendo, pues si se planifican acciones, siempre hay tiempo para establecer procedimientos que lleven a la mejor resolución de problemas frecuentes.

Los emprendimientos que no dedican un tiempo al análisis y proyección de acciones que supongan una mejora significativa, están destinadas al fracaso, pues somos seres humanos y estar improvisando cada día es desgastante.

5. No se proyecta a futuro. 

Existen empresas que fracasan solo porque comenzaron hoy, pero no pensaron que en dos años estarían en el mercado.

Existe un factor importantísimo en todo proceso productivo o de servicio que es el escalamiento y eso se define cuando planificas a futuro.

Una empresa que comienza operaciones hoy como un experimento, hace inversiones sin incluir en la fórmula posibles expansiones de mercado y, por lo tanto, no están preparado para asumir nuevos retos.

Por ejemplo, si a futuro piensas que tu empresa va a producir el doble de lo que produce hoy, deberás planificar el espacio y los equipo, por no mencionar la materia prima, para ese futuro. Cuando no se proyecta, el negocio se estanca y en el afán de crecer de forma desordenada, se hacen inversiones poco inteligentes que ponen al negocio en riesgo.

6. No se saben manejar las inversiones

Uno de los grandes enemigos de los emprendimientos es el flujo de dinero descontrolado. Tu empresa es una cosa y tus finanzas personales son otra, pero muchas personas no saben hacer la diferencia.

A la hora de que comienza a entrar dinero, solemos gastar más de lo que debemos, arriesgando la reinversión para crecer, o incluso, el dinero que necesitamos para operar mes a mes o para hacerle frente a las crisis.

Este es uno de los motivos más comunes por los que los emprendimientos no funcionan y es algo que se soluciona con algo de orden y autocontrol.

7. Somos novatos y no sabemos todo lo que implica tener un emprendimiento

La inexperiencia, como lo hemos visto en el resto de las razones, es algo que siempre juega en contra. Pero más que ser inexpertos, el problema es no buscar el conocimiento necesario para sacar el negocio adelante.

Improvisar, como ya lo he dicho, nunca lleva a nada bueno, menos si no sabemos aquello con lo que estamos improvisando. No es lo mismo que improvise un conductor experimentado a la hora de conducir un auto, que lo haga una persona que por primera vez maneja.

Lo bueno, por llamarle de alguna forma, es que todos somos novatos en cierto punto, y lo que sea que tengamos como resultado, será un gran aprendizaje.

Por esta razón siempre edúcate, lee, investiga y hasta aliado de personas y empresas profesionales que te ayuden a crecer y tengan una visión inigualable, ya que el que piensa en el futuro llegará seguro. 

Leave a Reply